Tel: 672 298 486 – 646 169 748

La labor social de los perros guía

Rate this item
(0 votes)
Written by Miércoles, 04 Noviembre 2015 09:09;

labrador-perro-guia

 

Además de ser nuestros amigos más fieles y darnos tanto cariño, los perros también son una gran ayuda para las personas que poseen alguna discapacidad. Por ejemplo, aquellas personas que tienen movilidad reducida o que son ciegas y no pueden abrir puertas.

Muchas veces en estos casos, son los perros los que ayudan a ls discapacitados a poder llevar una vida mejor. En cuanto a las razas de perros, tradicionalmente se ha elegido el Labrador Retriever por su carácter apacible y poco alocado.

 

Aunque en los últimos años se han emprendido varias iniciativas para adiestrar otras razas, o incluso perros callejeros, el Labrador Retriever cumple con las caracterísitcas físicas y genéticas para realizar una labor de perro guía excelente. 

Cierto es, que los precios para poder adquirir un perro guía, ya entrenado, pueden ser elevados. Aunque estos pueden variar, e incluso hay organizaciones que ayudan a las personas con problemas a obtener estos perros.

Esto se debe a la selección genética y al proceso de entrenamiento que lleva muchísimo tiempo. No cualquier perro puede reunir los requisitos necesarios. La selección empieza desde la madre de los cachorros; cachorros que posteriormente serán entregados a una familia para que realicen actividades como sacarlo a pasear, llevarlos a lugares con mucho tránsito con el fin de que desde pequeño se encuentre en lugares muy poblados, con el fin de acostumbrarlo.

Después de un año el perro ingresa en una escuela donde recibe el entrenamiento específico para poder realizar las tareas que deberá cumplir con su amo.

Un problema al que se enfrentan los ciegos es la falta de legislación que los ampare, ya que hay ocasiones en los que algunos servicios no cuentan con ellos. Puede darse el caso, aunque cada vez es menos frecuente y nos alegramos de ello, de que en ciertos sectores no estén permitidos el acceso de estos animales a sus locales o servicios. 

Es por ello que es labor de todos hacerles la vida más fácil a aquellas personas que por diferentes circunstancias necesiten la compañía de un perro guía, ya que todos convivimos en la misma sociedad.

Desde Cenla, ponemos nuestro granito de arena, criando perros con las cualidades necesarias para que aprendan a desarrollar esta actividad tan importante. 

A continuación os dejamos con un decálogo* sobre el buen comportamiento del ciudadano ante la presencia de un perro-guía, ya que como hemos comentado antes, es labor de todos hacer la vida más fácil a aquellas personas que necesitan en su día a día de un perro-guía: 

No me des de comer ni me llames cuando estoy trabajando. Los silbidos me distraen.

Si quieres saludarme pregunta primero a la persona.

No dejes tu perro suelto cerca de mi. Intenta controlarle.

Para dar una indicación a mi dueño, no tires de la correa ni me agarres del arnés.

Recuerda que soy los ojos de una persona. No impidas mi paso a los establecimientos ni transportes. La ley me ampara.

No me tengas miedo. Ni soy agresivo ni transmito enfermedades.

Si cuando vas conduciendo ves que intento cruzar, ten precaución y para a una distancia suficiente para no asustarme.

Facilítame una ubicación cómoda en los transportes públicos.

Somos perros limpios. El pipí y las cacas siempre lejos de las aceras en los lugares adecuados.

*Decálogo extraído de la Asociación Once del Perro Guía. 

Información y Contacto

Reserva cita Online

Pide cita en Residencia Canina Cenla


   Tel: 672 298 486 - 646 169 748