Tel: 672 298 486 – 646 169 748

FALLAS Y PETARDOS: EL GRAN ENEMIGO DEL PERRO

Rate this item
(0 votes)
Written by Jueves, 03 Marzo 2016 09:10;

Se aproxima una de las fiestas más esperadas para la  mayoría de los valencianos, pero probablemente la más temida por los perros, las Fallas.

Como ya sabéis, una de las características principales de las Fallas, es el ruido. El ruido producido por las mascletás y los petardos. Y todo ello durante aproximadamente tres semanas.

El ruido de los petardos es algo que los perros no llevan nada bien. Pero… ¿Por qué le temen tanto a este ruido?

 

Lo cierto es que cualquier estímulo que se produzca fuera del periodo de aprendizaje crítico del perro, es decir, dentro de los 4 meses de edad, puede provocar una sensación de nerviosismo en ellos.

Pero si hablamos del ruido de un petardo, todavía más, teniendo en cuenta la sensibilidad de oído que tienen los perros. Además, la asociación negativa de la primera vez, permanecerá para la próxima, y así sucesivamente.

Con lo que, si la acción se repite continuamente, como sucede en Fallas, el perro puede llegar a padecer estrés. Sus reacciones, puesto que no hay nada ni nadie a quién atacar, es huir, o bien esconderse si se encuentra dentro de casa.

En este último caso, la mejor solución es dejarlos estar e ignorarlo. De manera contraria, podrían llegar incluso a morder.

Y… ¿Cómo ayudarle?

Lo cierto es que cada perro es un mundo. Pero hay varios trucos que pueden funcionar. Uno de ellos es que cada vez que se de el caso en el que el perro se asusta por el ruido, darle un premio, con el objetivo final de que asocie el ruido del petardo con algo positivo, en lugar de todo lo contrario.

Por supuesto, también es muy importante el horario de sus paseos. Si no se puede evitar de ninguna manera ruidos de petardos, porque a lo  mejor te encuentras rodeado de fallas, lo mejor es sacarlo en las horas más tranquilas. Y en fallas, la noche no es una buena opción. Sin embargo, sí puede serlo temprano por la mañana, siempre que no coincida con la despertá, y después de comer.

Cabe resaltar también que en estas fechas no debemos obligar a sacar al animal si este se opone. La calle es uno de sus grandes placeres, y si no quiere, es por algo.

En el caso de que quiera, importante que siempre vaya atado. Un petardo muy próximo al animal podría dañarle tanto física como psicológicamente.

En cuanto al periodo de aprendizaje mencionado anteriormente, está asociado con el proceso de socialización, con lo que no estaría de más que dentro de esa edad el perro empiece a acostumbrarse a esos tipos de ruidos, para que no lo vea como algo anormal.

 

En definitiva, como ya hemos comentado, cada perro es diferente y el ruido de los petardos puede afectarles de una manera u otra. Aún así, nosotros te recomendamos que en Fallas traigas a tu perro a Cenla, para que el único ruido que oiga sea el de sus otros compañeros que ya tienen su reserva hecha. Y tú, ¿A qué esperas? à http://www.cenla-labrador.es/contacto . En Cenla, las mejores fallas de tu perro. :) 

Información y Contacto

Reserva cita Online

Pide cita en Residencia Canina Cenla


   Tel: 672 298 486 - 646 169 748